CELOS

30.3.16 Pedro Vargas-Machuca 0 Comentarios



Celos
Los celos son una emoción que surge por querer poseer en exclusiva a la persona amada. El miedo a la pérdida, real o no, planea en el pensamiento como una amenaza. No tienen por qué ser negativos siempre que se respeten las normas aceptadas por la pareja. La mayor parte de los celos no son patológicos, sino una defensa contra alertas de infidelidad o abandono.

Otras veces, se convierten en obsesiones, actuando motivado por la desconfianza y en continuo estado de vigilancia. Se siente mal cuando ve o imagina a su pareja con otras personas. Frecuentemente se compara con el posible adversario, sintiéndose minusvalorado (incluso pensando que no se es lo suficientemente bueno para el otro) y necesita la demostración constante de afecto por parte del ser amado. Aun cuando sus exageradas peticiones son aceptadas por la pareja, el sentimiento de inseguridad no se calma.

Así, los celos patológicos están acompañados de intensos sentimientos de inseguridad, auto-compasión, hostilidad y depresión, y suelen ser destructivos para la relación de pareja.

La persona celosa cree tener derechos sobre la persona amada y teme que otras personas puedan privarle de ellos. Esta es la idea errónea, un pensamiento rígido basado en exigencias, que debe ser modificada en la terapia.

Es crucial en la terapia restablecer ideas de amor y confianza en la pareja, basándose en la reflexión sobre el afecto que sienten, así como el aprendizaje de modelos de comunicación claros de estos afectos.