Terapia de Pareja

2.12.16 Pedro Vargas-Machuca 0 Comentarios

Mar olas

La pareja, fundamentada en el amor mutuo, debe apoyarse al menos en los siguientes principios: Aceptación y Respeto recíprocos, Igualdad en la estima del uno y del otro, y el establecimiento de límites claros lo suficientemente flexibles como para permitir el enriquecimiento de la pareja.
También son imprescindibles la confianza, la tolerancia, la libertad, la flexibilidad en los roles que adopta cada uno de los miembros y, sobre todo, el diálogo y la comprensión
A partir de todos estos ingredientes, cada pareja es un mundo y podrá decidir y concretar qué tiempo de ocio, relaciones, actividades… quiere compartir, y cuáles no, siempre sobre la base de la negociación y la seducción, y nunca mediante la imposición. 
La mayor amenaza a la Terapia de Pareja es cuando se acude al profesional cuando ya no hay solución. Por eso, es importante ponerse en las manos de un psicólogo bien formado y experimentado lo antes posible, en cuanto se detecta ese deterioro en la relación.
Las sesiones se desarrollan alternando entrevistas individuales y conjuntas, facilitando que cada miembro de la pareja pueda exponer sus dificultades con total privacidad, así como el aprendizaje y puesta en práctica de las técnicas asimiladas durante la terapia.
Tanto una eficiente comunicación emocional y asertiva, como la negociación en el seno de la pareja, o la salida de la rutina, entre otras cosas, pueden aprenderse en la Terapia de Pareja y, con la práctica, incorporarse al repertorio habitual de la pareja, dando así la oportunidad a que ésta evolucione y se aleje de un temido fracaso.