Trastornos Psicosomáticos y Somatoformes

8.4.16 Pedro Vargas-Machuca 0 Comentarios

Mariposa 1
TRASTORNOS SOMATOFORMES
Es la aparición de síntomas físicos de muy diversa índole (desmayos, náuseas, debilidad, problemas urinarios…) que no se fundamentan en una causa orgánica y que se encuentran relacionados con factores psicológicos (p.e. acontecimientos traumáticos). Esto puede ocurrir cuando no somos capaces de expresar nuestras emociones y conflictos.

TRASTORNOS PSICOSOMÁTICOS
En el trastorno psicosomático, aunque existe patología orgánica o proceso patofisiológico conocido, los factores psicológicos están relacionados algunas veces con su inicio y otras con su curso. Son enfermedades asociadas a:
– Sistema inmune: cáncer, VIH, alergia, problemas de la piel (dermatitis), artritis reumatoide y otras enfermedades infecciosas.

– Cardiovasculares: cardiopatías/infarto de miocardio.

– Gastrointestinales: úlcera peptídica, síndrome del intestino irritable u otros trastornos inflamatorios del intestino.
– Respiratorios: asma bronquial.
– Otras: Diabetes mellitus, dolor crónico, endocrinas, genitourinarias, hemáticas, linfáticas, etc.


La Hipocondría es un trastorno por el que el paciente está convencido de padecer alguna enfermedad grave a partir de la interpretación errónea que hace de datos o sensaciones fisiológicas irrelevantes y normales. Tiene la creencia distorsionada y persistente de la presencia de al menos una enfermedad y así como una importante dificultad en la aceptación de explicaciones médicas que recibe. En la Nosofobia lo que existe es un miedo irracional a padecer una enfermedad, por lo general grave y terminal.

La terapia del Trastorno Psicosomático va a depender de las disfunciones implicadas en cada caso mediante la utilización, de manera integral, de técnicas cognitivas, de manejo del estrés, del dolor cuando lo haya, y trabajando sobre las emociones y las relaciones sociales.